Parque Nacional Canaima un destino para amar sus bellezas naturales

Venezuela es un país con una geografía extensa y privilegiada, cuya flora y fauna son tan variadas que resulta difícil encontrarlas en otros lugares. Su clima tropical hace que la mayoría de sus días durante el año sean frescos y amigables.

Parque Nacional Canaima un destino para amar sus bellezas naturales

23 febrero 2020 Bellezas Naturales Venezolanas Canaima 0
Parque Nacional Canaima Enrique Romero - Parque Nacional Canaima un destino para amar sus bellezas naturales

Es un monumento natural majestuoso que no te querrás perder en una nueva aventura

El Parque nacional Canaima es un orgullo y un tesoro preciado para los venezolanos. Sus majestuosos paisajes evocan la grandeza de un país lleno de colores, contrastes y energía natural. Canaima no les pertenece solo a los venezolanos.

En 1994 la Unesco declaró este espacio como Patrimonio de la Humanidad, por contener formaciones geológicas únicas en el planeta y especies animales endémicas del lugar. Además, el este parque tiene grandes lagos, bosques, cuevas, cascadas, pozas, comunidades indígenas, selva, jaguares, pumas, ríos… y pocos turistas. Es un lugar muy bien conservado, con muchas zonas vírgenes e inaccesibles.

Este lugar de exuberante belleza es el sexto parque nacional más grande del mundo, y alberga paisajes famosos y de récord como la catarata del Salto del Ángel. Su belleza sin embargo va mucho más allá de las fotografías más compartidas en redes sociales, y conocerla en profundidad es un auténtico regalo para los sentidos.

Mucho más que un centro turístico

Cerca del 65% del parque está ocupado por mesetas de roca que constituyen un medio biológico único, presentando también un gran interés geológico. Los tepuyes son rocas areniscas y datan del período en que América y África formaban un supercontinente.

Los tepuyes más conocidos son el Monte Roraima, el más alto y fácil de escalar de todo el parque, y el Auyan-tepui, el más visitado, pues en este se encuentra la caída de agua más alta del mundo, el Salto Ángel, con una altura de 979 metros (807 de caída ininterrumpida).

El parque es hogar del pueblo Pemón. Estos tienen una relación con los tepuyes y creen en que son el hogar de los espíritus llamados “Mawari”. El parque está en un sitio lejano a la civilización, por lo que sus habitantes son los conocedores de los secretos de la selva y de las montañas.

Enrique Romero Bellezas Venezuela2 - Parque Nacional Canaima un destino para amar sus bellezas naturales

Flora

La vegetación existente en esta área protegida le confiere características únicas, que asociadas a la particular fisiografía y a la cantidad de saltos de agua, ubican a Canaima como uno de los Parques Nacionales más interesantes desde el punto de vista científico y paisajístico. Dominan las sabanas y bosques de galería, los cuales se sitúan a lo largo de los cursos de los ríos y quebradas que atraviesan las sabanas.

En las cumbres de los tepuyes, crece la mayor parte de plantas endémicas locales. Existen más de 300 especies de plantas endémicas. Debido a la gran variedad de paisajes que conforman Canaima sujetos a una compleja diversidad de condiciones climáticas y ecológicas que va desde las calurosas tierras bajas hasta las altas cumbres frías, allí se ha desarrollado un considerable número de especies vegetales adaptadas a sus ecosistemas.

Fauna

Destacan especies en peligro de extinción como el oso hormiguero gigante u oso palmero, el armadillo gigante, el perro de agua grande o la nutria gigante amazónica, el marsupial endémico de las cimas tepuyanas, el mono capuchino del Orinoco), el roedor endémico del Tepuy Roraima y el perro de monte, avistado únicamente en los bosques de esta región

En cuanto a las aves, es variada, hay más de 587 especies, destacan el águila harpía y varias especies de guacamayas, colibríes y tucanes; mientras que en cuanto a reptiles destacan la serpiente tragavenado, la anaconda y la cuaima piña; por los anfibios, el sapito minero; es una de las especies más representativas de Guayana.

Sin duda, una conjunción de vibrantes selvas, impetuosos ríos, centenares de cascadas, plácidas sabanas e ignotos “Tepuyes”, conforman un tesoro natural y escénico donde además de disfrutar de la exuberante escenografía del lugar, es el punto de partida de excursiones al mundo perdido, incluido el Auyantepuy, desde donde cae el “Salto Ángel “, la caída de agua más alta del mundo.